EL DAKAR YA ESTA EN JEDDAH

By
Updated: enero 2, 2020
DAKAR POR 360 SIN LIMITES

EL Dakar habla con acento de Jeddah.

ARABIA SAUDITA DAKAR

ARABIA SAUDITA DAKAR

Con la primera edición del Dakar en Arabia Saudí literalmente a la vuelta de la esquina, los últimos preparativos consisten en recibir a los pilotos y sus equipos durante los tres días de verificaciones técnicas y administrativas. El rally ha sido invitado a instalarse en el complejo del estadio Rey Abdullah, también conocido como “la joya”, que linda con Jeddah, la segunda ciudad del país. Entre los debutantes en el Dakar, abundan como es lógico los saudíes, con pretensiones y medios de lo más variados… y todos ellos con la ventaja de conocer bien el terreno. Si bien continúa inmerso en su periplo hacia Oriente Medio, se ha anunciado hoy el desembarco de un nuevo debutante en el rally: el aventurero Mike Horn, recién salido del hielo ártico, tomará la salida en calidad de copiloto de Cyril Despres, que aspira a coronarse en la categoría de SSV.

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A JEDDAH

Desde hace varios días, Jeddah, su puerto y su aeropuerto viven al ritmo del Dakar. Los pilotos y copilotos, precedidos o acompañados por sus equipos de asistencia acuden desde ayer por la mañana a los muelles para recuperar sus vehículos. La separación se ha prolongado más de dos meses en el caso de los sudamericanos, cuyos coches, motos y quads embarcaron en tres cargueros que zarparon desde Lima, Santiago y Buenos Aires. La peruana Fernanda Kanno entre otros, quien quiso llegar a Arabia Saudí con varios días de antelación para adaptarse al huso horario local, ha vivido un emocionante encuentro con su Toyota Land Cruiser bajo el sol saudí. El mayor cargamento ha navegado una decena de días desde Marsella a bordo del Jolly Paladio, con el conjunto de vehículos europeos (de la carrera, asistencia y organización). Parte de los competidores asiáticos y sudafricanos se han decantado por la vía aérea y han podido realizar los trámites aduaneros en el aeropuerto, mientras que los más cercanos a los países del golfo Arábigo han empezado su viaje por carretera rumbo a Jeddah. Precisamente en el parque de descarga situado en el paseo marítimo cerca del Dakar Village es donde han aparcado sus vehículos… a la espera de ponerse manos a la obra.

DESPRES, ACTO III: EN SSV CON MIKE HORN

Cyril Despres se había mostrado muy discreto de cara a su participación en el Dakar 2020 después del 5º puesto cosechado el año pasado en Perú al volante de un buggy del equipo Team X-Raid. Y con razón, pues el plan que ha urdido entre bambalinas estaba sujeto a una importante incógnita. Amigo desde hace ya tiempo del aventurero Mike Horn, el pentacampeón del Dakar en motos le propuso el asiento del copiloto en un SSV inscrito por el equipo Team RedBull. Atraído por la oportunidad de “hacer realidad un sueño de la infancia”, este trotamundos de los polos y las cumbres aceptó el desafío pero se topó con un importante escollo en el camino: su travesía en esquís desde el océano Ártico hasta el Polo Norte se vio seriamente amenazada por la inquietante reducción de la capa polar. El retraso en la aventura y el peligro al que se expuso comprometieron la formación de este dúo de lujo para el Dakar, si bien parece que Horn está ya listo para responder puntualmente a su cita con Despres en Jeddah. “La vida, como aventurero que soy, me lleva a muchos lugares y ahora toca el Dakar. He estado bloqueado en el hielo durante un mes pero me encuentro ya en ruta hacia Arabia Saudí para reunirme al fin con mi amigo Cyril Despres”. El reto deportivo es doble para el francés, quien pelea por la victoria en la categoría SSV y participa en calidad de padrino en la operación RedBull, que aspira a promover la categoría descubriendo jóvenes talentos. Para este año, han sido seleccionados los estadounidenses Blade Hildebrand, de 21 años, y Mitch Guthrie Jr., de 23.  

LOS SAUDÍES DEL DAKAR: EL SUEÑO, AHORA EN CASA

Este año, un total de doce vehículos serán pilotados por saudíes, lo cual constituye todo un récord para el país, ya representado en varias ocasiones en las altas esferas por Yazeed Al Rajhi, una representación que debería hacerse extensiva este año a todos los niveles de la clasificación y todas las categorías. Mientras Yasir Seaidan, quien ya maniobró con talento en la categoría T2 en 2016 (39º / 3º en T2), tiene papeletas para acercarse al Top 10 al volante de un Mini, este no parece que será el caso de Mohammed Al Twijri. Si bien participa en una docena de rallies cada año y ha diseñado y preparado él mismo su 4×4 sobre una base de Toyota, sus aspiraciones se limitan a cruzar la meta final. “Llevo cinco años trabajando en este proyecto, aportando mejoras carrera tras carrera. En cuanto me enteré de que el Dakar venía a Arabia Saudí, fue como si un sueño se acercara a mí.”  Ibrahim Al Muhna cultiva la misma filosofía, con varias decenas de miles de kilómetros más a sus espaldas e inscrito, por su parte, en la categoría de camiones: “He participado en 138 rallies, en Oriente Medio y en el Norte de África, y los he terminado todos. La mayoría del tiempo lo hice al volante de un coche, pero este será en cualquier caso mi 10º rally en un camión. Soy optimista, así que creo que tengo un 100% de posibilidades de culminar con éxito la carrera.” El único motorista saudí inscrito en el Dakar, Mishal Alghuneim, se muestra un poco más comedido, a la vez que consciente de la responsabilidad que entraña y la dificultad inherente al desafío: “Acabo de ganar el título de campeón de Arabia Saudí, lo cual me da confianza, pero esta es la primera carrera que corro a la que no vengo a despuntar… sino a cruzar la meta final.”   

EDWIN STRAVER: “EL OBJETIVO SIEMPRE ES ACABAR”

Conocer Oriente Medio después de dos incursiones en Sudamérica se antoja sumamente estimulante para Edwin Straver. Durante las verificaciones administrativas y técnicas organizadas en Jeddah, este expiloto de motocross se declara impaciente por poner rumbo a Al Wajih durante una primera etapa que promete ser larga y dura. “Es fantástico cambiar de terreno de juego”, afirma Edwin tras salir del primer briefing, centrado en el buen uso del Iritrack. “He corrido dos Dakares en Sudamérica y, aunque me encanta el continente, lo cierto es que se hacía un poco repetitivo. El año pasado, muchas etapas recorrieron pistas ya conocidas. Este año, en cambio, nos espera una nueva aventura.” Ganador el año pasado en la categoría Originals by Motul, Edwin Straver ha decidido volver a competir en malles-motos en este primer Dakar en Arabia Saudí. Y no solo por motivos económicos. “Desenvolverse solo es algo que encaja con mi carácter y mi forma de ver la carrera”, afirma este grandullón. “Posiblemente no soy el mas rápido pero soy un piloto completo y bastante regular. Además, competir solo representa la esencia misma del rally raid.” Este año, la organización ha decidido dar un empujoncito a estos aventureros al limitar el tiempo de preparación del roadbook para todos los pilotos. “Tendremos los roadbooks ya coloreados y con frecuencia nos los facilitarán la mañana misma de la etapa“, explica Edwin. “Esto me beneficiará porque cuando compites en la categoría Originals by Motul casi no tienes tiempo que dedicar a la preparación del libro de ruta. Cuando llegas tarde, la prioridad es la moto y el descanso.” Pese a su victoria en 2019, el piloto neerlandés se mantiene prudente a la hora de manifestar sus ambiciones. “El año pasado no esperaba ganar. Por eso mi objetivo este año no es otro que llegar a la meta final. Acabar un Dakar es ya un gran triunfo. Sobre todo en esta edición, en la que compiten unos cuarenta pilotos en malles-motos.” Sin olvidar un recorrido plagado de sorpresas. “Habrá mucha arena y muchas piedras”, anuncia el piloto de KTM. “No creo que diste mucho de lo que vimos el año pasado en Perú, si bien la navegación podría ser aquí un poco más compleja.” La respuesta empezará a esbozarse sobre la pista muy pronto, concretamente el domingo 5 de enero.

DIA UNO #360SINLIMITES

You must be logged in to post a comment Login